top of page

¿Qué es la meditación? ¿Cómo meditar?



La mayoría de las técnicas llamadas meditación incluyen estos componentes:


1. Te sientas o te acuestas en una posición relajada.

2. Respiras con regularidad. Respira lo suficientemente profundo como para obtener suficiente oxígeno. Al exhalar, relajas los músculos para que los pulmones queden bien vaciados, pero sin forzar.

3. Dejas de pensar en los problemas y asuntos cotidianos.

4. Concentras tus pensamientos en algún sonido, alguna palabra que repites, alguna imagen, algún concepto abstracto o algún sentimiento. Toda tu atención debe dirigirse al objeto en el que has elegido concentrarte.

5. Si te invaden algunos pensamientos extraños, simplemente detenlos y regresa al objeto de meditación.


Las diferentes técnicas de meditación difieren según el grado de concentración y cómo se manejan los pensamientos extraños. Con algunas técnicas, el objetivo es concentrarse tan intensamente que no surjan pensamientos extraños.


En otras técnicas, la concentración es más relajada, por lo que fácilmente surgen pensamientos extraños. Cuando se descubren estos pensamientos extraños, uno los detiene y regresa a la meditación pura de manera relajada. Los pensamientos que surjan a menudo serán sobre cosas que ha olvidado o suprimido y le permitirán redescubrir material de memoria oculto. Este redescubrimiento tendrá un efecto psicoterapéutico.



LOS EFECTOS DE LA MEDITACIÓN


La meditación tiene los siguientes efectos:


1. La meditación te dará descanso y recreación.

2. Aprendes a relajarte.

3. Aprendes a concentrarte mejor en la resolución de problemas.

4. La meditación suele tener un buen efecto sobre la presión arterial.

5. La meditación tiene efectos beneficiosos sobre los procesos internos del cuerpo, como la circulación, la respiración y la digestión.

6. La meditación regular tendrá un efecto psicoterapéutico.

7. La meditación regular facilitará el sistema inmunológico.

8. La meditación suele ser placentera.


LA DIFERENCIA ENTRE HIPNOSIS Y MEDITACIÓN


La hipnosis puede tener algunos de los mismos efectos relajantes y psicoterapéuticos que la meditación. Sin embargo, cuando meditas, tienes el control de ti mismo; mediante la hipnosis dejas que otra persona o algún dispositivo mecánico te controle. Además, la hipnosis no tendrá un efecto de entrenamiento sobre la capacidad de concentración.



UNA FORMA SIMPLE DE MEDITACIÓN


Aquí hay una forma simple de meditación:


1. Siéntate en una buena silla en una posición cómoda.

2. Relaja todos tus músculos lo mejor que puedas.

3. Deja de pensar en nada, o al menos intenta no pensar en nada.

4. Exhale, relajando todos los músculos de su aparato respiratorio.

5. Repita lo siguiente en 10 a 20 minutos:


-- Respire tan profundamente que sienta que recibe suficiente oxígeno.

-- Exhale, relajando completamente el pecho y el diafragma.

-- Cada vez que exhalas, piensa en la palabra "uno" u otra palabra simple dentro de ti. Debes pensar la palabra de manera prolongada, y de manera que la escuches en tu interior, pero debes tratar de evitar el uso de la boca o la voz.


6. Si surgen pensamientos extraños, simplemente deténgalos de manera relajada y continúe concentrándose en la respiración y la palabra que repite.


A medida que avanzas en esta meditación, deberías sentirte cada vez más relajado en tu mente y cuerpo, sentir que respiras de manera constante y más efectiva y que la circulación sanguínea por todo tu cuerpo se vuelve más eficiente. También puedes sentir un placer mental cada vez mayor a lo largo de la meditación.



LOS EFECTOS DE LA MEDITACIÓN SOBRE LAS ENFERMEDADES


Como cualquier tipo de entrenamiento, la meditación puede ser exagerada hasta el punto de cansarte y agotarte. Por lo tanto no debes meditar tanto tiempo ni tan concentrado que te sientas cansado o mentalmente vacío.


La meditación a veces puede causar problemas a personas que padecen enfermedades mentales, epilepsia, problemas cardíacos graves o enfermedades neurológicas. Por otro lado, la meditación puede resultar de ayuda en el tratamiento de éstas y otras afecciones.


Las personas que padecen tales afecciones deben comprobar qué efectos tienen los diferentes tipos de meditación sobre sus propios problemas de salud, antes de comenzar a practicar la meditación, y tener cuidado si deciden comenzar a meditar. Puede ser aconsejable aprender meditación de un maestro, psicólogo o trabajador de la salud experimentado que utilice la meditación como módulo de tratamiento para la enfermedad real.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page